EnglishΕλληνικάΕspañolčeštinaDeutschItalianoNederlandsSlovenščina
Domenica, 27 Settembre 2015 18:11

Ana María Llopis, una de las pocas mujeres al frente de una empresa del Ibex35

Scritto da 

Ana María Llopis

Ana María Llopis es presidenta de la cadena de supermercados DIA y una de las pocas mujeres al frente de una empresa del Ibex 35. Fue educada entre mujeres para defenderse en un mundo de hombres. A pesar de haber interrumpido su carrera dos veces, hoy está en la cumbre empresarial y su ejemplo es una lección de vida. En este post resumimos algunas de sus máximas que aparecen en entrevistas de diferentes medios.

Ana María Llopis, president of the supermarket chain DIA, is one of the few women leading a company of the Ibex 35. She was educated among women to defend themselves in a man's world. Despite having his career interrupted twice, it is now in the business summit and his example is a lesson in life. In this post we summarize some of his maxims that appear in some media interviews.

Estudió Física y Matemáticas en la estadounidense Maryland University y se graduó con los máximos honores. Después hizo el doctorado en Ingeniería de Materiales en la Universidad de Berkeley y también recibió la mención cum laude.

Creadora de ideas4all (la mayor red social de ideas, con el objetivo de crear un global brain a través de la participación colectiva, compartiendo conocimiento e ideas) y fundadora de Openbank (el primer banco online lanzado en España por el Grupo Santander).

Ana María ha recibido multitud de premios y reconocimientos, como el International Women's Forum en 2014 o el Premio de Internet de la AUI en reconocimiento a su trayectoria, entregado en el Senado de España, en mayo de 2013.

Cuenta con el apoyo de su marido y de su hijo, quienes le han dado libertad en todas las cosas que ha querido emprender y han valorado más la calidad del tiempo que les dedicaba que la cantidad. Además matiza, “y qué duda cabe que sin el apoyo del servicio doméstico yo no estaría aquí, yo le debo mucho a la inmigración marroquí, a la colombiana y a la ecuatoriana.”

Firme defensora de los derechos de las mujeres, también reconoció que éstos deben venir acompañados de algunos deberes. Entre ellos, "educar a los hombres con el objetivo de eliminar esos sesgos que nos separan". Según ella, la conciliación laboral tiene un denominador común que no es correcto porque siempre se le aplica a la mujer. Debe ser de hombres y mujeres y, hasta que no se alcance ese cambio de concepto, no se alcanzará realmente la igualdad, remarca. Defiende que haya más guarderías infantiles públicas, que la movilidad geográfica no sea en algunas empresas requisito para los ascensos, que se pague igualmente a igual trabajo y más medidas, sobre todo educativas, para cambiar los paradigmas.

Ana María mantiene que la participación de la mujer en la alta dirección no está yendo a la velocidad que debería. La consejera delegada de Ideas4all cree en las cuotas como mal menor para conseguir la ansiada igualdad en las cúpulas ejecutivas de las empresas. Aunque no le gustan reconoce que en estos momentos son "absolutamente necesarias" para acceder a ciertos puestos de responsabilidad. "Nadie mete en un consejo de administración a una mujer que no valga, y si fuéramos realmente imparciales no harían falta, porque la mujer, por su valía, llegaría a donde tiene que llegar", destacó en defensa de las cuotas. En DIA, Ana María ha impulsado el plan de igualdad de la compañía, en cuya plantilla predominan las mujeres, aunque en su dirección aún queda mucho camino por recorrer, como ella misma reconoce.

Ante la pregunta de cómo lleva el honor de pertenecer a la única empresa del Ibex 35 presidida por una mujer (a excepción de FCC), Ana María responde queEl honor no es que se lleve, el honor es que te llamen para hacer esto. Intento representar a todas las mujeres que tratan de llegar para que vean que se puede conseguir. A mí me gusta decir que lo importante no es subirte a la escalera y cuando estás arriba quitarla, sino dejarla para que las demás puedan subir detrás. A las mujeres y a los hombres emprendedores quiero transmitirles que se puede alcanzar lo que se desee con esfuerzo y trabajo, pero hay que olvidarse de las profecías autocumplidas, de los techos de cristal, de las barreras puestas por nosotros mismos....”

La educación igualitaria que recibió de sus padres, la llevó a creer primero y luchar después por la paridad entre hombres y mujeres. De hecho, Llopis es una de las ejecutivas que suele ponerse de ejemplo cuando de romper el techo de cristal de las mujeres en las empresas se trata. Ha roto casi todos los techos posibles de cristal hasta llegar a la presidencia del Consejo de Administración de DIA. Sin embargo, ella no cree en los techos de cristal, “en cuanto le pones una etiqueta a un problema, se convierte en barrera real y excusa semántica”. Defiende el romper las barreras organizativas, los arquetipos y siempre intentar hacer lo que tienes que hacer lo mejor que puedas, para después recoger los frutos.

Cree en lo que ella llama un Renacimiento Moderno, donde las ideas serán un gran recurso y todos estaremos unidos y contribuiremos a crear una mejor sociedad en igualdad. Según Ana María estamos en un mundo cambiante y hay que aprender a adaptarse, a formar equipos que te apoyen y que te sustituyan cuando es necesario. Mantiene que es fundamental saber sacar de la gente lo mejor que tiene dentro; ya que es entonces cuando dan lo máximo para el equipo y para la empresa. Cree que hay que saber delegar pero también hay que saber inspirar.

Según dice Ana María en varias entrevistas, su éxito se debe a la curiosidad, a su hambre de aprender, de colaborar, de contribuir y de hacer las cosas desde distintos ángulos, estar convencida de que todo se puede hacer de otra manera. Aplica mucho la formación científica a la empresa y dice: “Me gusta convencer con los hechos”.

El consejo de Ana María es que “La crisis nos ha enseñado que hay que ser como hormiguitas, hacer acopio y ahorro para cuando venga el invierno. Hay que tener claro el concepto de austeridad, pero sin perder el deseo de empujar hacia delante. Otro punto importante es que hay que tener mucha capacidad de aguante, de sacrificio, de tragarse el amor propio, hay momentos en la vida en los que tienes que ser más humilde y ser el aprendiz de un maestro. Y jamás debes descartar tus sueños, persevera, insiste, sé tenaz y, si crees en ello, alguien te va a apoyar y podrás sacarlo adelante.” La máxima de Ana María Llopis es que el acierto se consigue después de la experimentación. Para adaptarse al mundo actual hay que probar, equivocarse y volver a probar.

Fuentes: El Pais, emprendedores.es, lne.es, ideas4all, emprendet.es

Fotografía: emprendedores.es  

Letto 3772 volte Ultima modifica il Lunedì, 28 Settembre 2015 16:22

Lascia un commento

Assicurati di inserire (*) le informazioni necessarie ove indicato.
Codice HTML non è permesso.

Per accettare o rifiutare i cookies su questo sito, clicca su uno dei link seguenti