EnglishΕλληνικάΕspañolčeštinaDeutschItalianoNederlandsSlovenščina

Fiona Marston

Emprendedora de Biotecnología


Sobre mi


NOMBRE: Fiona Marston

CIUDAD: Reading y Sheffield

PAÍS: Reino Unido

NACIONALIDAD: Británica

HISTORIA: Universitarios

SECTOR: Ciencia, Salud, Investigación y Tecnología

POSICIÓN: Fundadora y Socia (RFM Associates) / Directora ejecutiva (Absynth) / Fundadora y Directora Ejecutiva (Sapere)

ORGANIZACIÓN: RFM Associates, Absynth Biologics Limited and Sapere Systems Limited



Mi Historia

Soy una emprendedora encargada de negocios de biotecnología, desarrollados por mi misma u otros. Actualmente, divido mi tiempo trabajando en Absynth Biologics y Sapere Systems. Mi función comenzó definiendo sus bases y estrategias iniciales, y ahora me dedico al desarrollo y crecimiento de estrategias empresariales; científicas y de productos; obtención de financiación; contratación y gestión del personal para la consecución de objetivos empresariales; establecer un valor mayor a través del desarrollo del producto y, finalmente, darle una salida exitosa para todos los accionistas.

Asimismo, colaboro de forma voluntaria para ayudar y motivar a otros emprendedores, especialmente jóvenes, a través de su participación en Becas de Investigación, Programas de Jóvenes Empresarios y el Catalizador Biocientífico Stevenage, a cuyo panel de expertos me he unido recientemente.



Mi Experiencia

Problemas económicos: La falta de dinero en mi niñez, y durante mis años de estudiante. El desafío de obtener financiación (subvenciones e inversiones) para el negocio de la biotecnología en el entorno económico que se ha desarrollado desde el año 2000.

Problemas familiares: el fallecimiento de mi madre cuando apenas había comenzado la universidad, y la repentina muerte de mi padre 17 años después, estábamos muy unidos desde la trágica muerte de mi madre. Me aportaron gran inspiración y me apoyaron en todos los sentidos. Ellos siempre han constituido la piedra angular de mi motivación para alcanzar el éxito.

Problemas personales: Intentar encontrar el equilibrio con mi matrimonio, el ser madre (tratar de ser una buena madre) y con mi trabajo.

Problemas sociales: Ser mujer y de menor estatura que la media (mido 1.52m). Este último aspecto provocó que al principio de mi carrera empresarial no aparentara mi edad, y por consiguiente, (de forma incorrecta) asumieron que era la más joven. Gracias a mi experiencia con las más de 400 organizaciones en las que he colaborado, puedo decir que resulta más difícil para una mujer abrirse camino hacia el nivel superior de dirección. Fui ascendida dos ó tres años más tarde que mis compañeros (a pesar de poseer la misma formación). Cuando me marché, apenas unas cuantas mujeres habían alcanzado mi puesto, mientras que multitud de hombres lo habían conseguido.

Otros problemas: Despido: ocurrió tan solo una vez en mi carrera. Siempre he considerado que es el trabajo y no la persona a quién se despide. Renunciar a la posición de Directora ejecutiva de las empresas que he fundado en ocasiones supone un cambio correcto, aunque siempre resulta difícil.


Mis Competencias

Oportunidades:

Mis padres y mi educación constituyeron la mayor influencia positiva en mi carrera. Me transmitieron mi instinto, determinación y preocupación por las personas. Me enseñaron a trabajar duro en el colegio y en la universidad, desde que en plena adolescencia descubrí un futuro profesional en la ciencia. En mi primer trabajo, nuestro director ejecutivo animaba a cada componente del personal a desarrollar y usar sus competencias dentro y fuera de la compañía. Financiaron mi máster en Gestión de Empresas, un logro que en parte representó el catalizador para trasladarme al mundo de la emprendeduría, y más tarde fundar mi propio negocio. Actualmente, poseo una significativa red de contactos, que considero un aspecto fundamental para obtener y prestar apoyo, tanto a mi carrera como la de los demás.

Amenazas:

Ser juzgada de acuerdo a los criterios masculinos de cultura empresarial, ha representado uno de mis principales obstáculos profesionales. No obstante, tales estilos de gestión y negocio pueden ser dirigidos tanto por mujeres como hombres. Con su enfoque un tanto rudo, rápido, generalizado y agresivo, en contraposición a una visión más calculada, enfocada y asertiva, los resultados pueden venir en segundo lugar por la cantidad de “ruido” creado. Hace falta tener confianza para escuchar y adaptar, así como para mantener la fe en una misma, para finalmente obtener un resultado positivo.

El actual clima económico ha dado lugar a un empeoramiento de las inversiones en biotecnología. Ha hecho falta creatividad y flexibilidad para conseguir financiación y para tener éxito en este ámbito, aún queda mucho por conseguir.


Consejos & Recomendaciones

Factores decisivos para el éxito:

El dinero representa el factor menos importante para tener éxito, aunque siempre está bien no tener que preocuparse por el dinero.

La familia, especialmente mis padres, y mi marido, siempre han constituido un gran apoyo. Mi marido representa un pilar fundamental, quedándose en casa con nuestra hija más pequeña.

Otro factor de importancia es la educación y formación: gracias a mi licenciatura y mi doctorado he adquirido amplios conocimientos en ciencias humanas. Mi máster fue la clave para transformar mi carrera, catalizar mis actividades empresariales y empezar a expandir mi red de contactos.

Con relación a mi carácter, tengo motivación y soy ambiciosa, pero equilibro mi deseo de tener éxito con mi interés por ayudar a los demás (incluyendo siendo mentora para emprendedores del ámbito de la biotecnología).
En referencia a mis relaciones personales y círculo de amistades, mis dos amigas más cercanas siempre me han ayudado a olvidar preocupaciones y compartir buenos momentos.

Consejo para otras mujeres:

Fijarse metas es necesario para crear un camino para conseguir llegar a dicha meta. Puede no ser sencillo y exige que tengas flexibilidad en cada etapa. Cuando te enfrentes a elecciones, considera todas las opciones. No temas pedir ayuda, porque es símbolo de fuerza y madurez.

Siempre tienes el derecho de preguntar y desafiar, pero limítate a hacerlo con una actitud adecuada. Recuerda que puedes aprender cosas de cualquier persona.

Mi frase de la suerte es: “El éxito es el fracaso del revés” (Anónimo). “…el éxito representa el 1% de tu trabajo que proviene del 99% de lo que se denomina fracaso”.

 

  • Default
  • Title
  • Random

Para aceptar o rechazar las cookies de esta web, solo tiene que hacer clic en