EnglishΕλληνικάΕspañolčeštinaDeutschItalianoNederlandsSlovenščina

Annamaria D'Ascenzo

Annamaria d'Ascenzo fue la primera prefecta en Italia y en el mundo

Sobre mi


NOMBRE: Annamaria D'Ascenzo

PAÍS: Italia

CIUDAD: Roma

NACIONALIDAD:  Italiana

ESTUDIOS: Estudios superiores

SECTOR: Política y Gobierno

POSICIÓN: Último puesto: Jefa de Departamento, en el Departamento de Bomberos

ORGANIZACIÓN: Consejo de Ministros

 

Mi Historia

Nací en Asmara (Eritrea) en 1940 que fue donde mis padres se casaron. Un mes después de nacer, mi padre murió. Así que mi hermano y yo nos convertimos en huérfanos de padre, pero tuvimos la suerte de tener una madre extraordinaria.
Volvimos a Italia en el año 1950. Éramos muy pobres pero gracias a diferentes ayudas que recibí al ser huérfana pude estudiar en el instituto y en la universidad. Me casé un año después de terminar la universidad y tuve una hija maravillosa. Ahora estoy divorciada, pero tengo una relación excelente con mi ex marido.

Mi Experiencia

Tras graduarme en Ciencias Políticas, trabajé varios meses en una empresa privada y después como inspectora de la Academia Nacional de Danza.
Comencé mi carrera en la Administración Pública en la Dirección Administrativa del Ministerio del Interior. En 1990, me convertí en una de las dos primeras mujeres Prefectas en Italia y en el mundo. En el Ministerio del Interior estuve a cargo de la gestión de recursos humanos durante varios años. Desde 1990, trabajé como Jefa de Personal del Departamento de Bomberos, después como Prefecta en las ciudades de Grosseto y Perugia. En el año 2000, me convertí en Jefa del Departamento de Protección Civil.
En 2001, volví al Ministerio del Interior como Jefa del Departamento de Inmigración (hasta 2006). Terminé mi carrera en 2007 como Jefa del Departamento de la Brigada de Bomberos. Fui la cuarta Prefecta más importante en el Ministerio, solo había tres prefectos con un puesto superior al mío (Jefe de Personal, Director de Personal y Jefe de Policia).
Desde mi primera experiencia laboral, siempre he sabido que no podía dejar que la gente me pasara por encima o me faltara al respeto. He trabajado muy duro, sin distracciones, sin ser superficial, evitando cometer errores.
Cuando me comprometí profesionalmente con la carrera de Prefecta, sólo había hombres en la dirección, y prevalecía una regla: las mujeres no deberían hablar a los hombres, y las personas de rango mayor no deberían hablar con los de rango inferior. Con el tiempo, siempre sonriendo y con sabiduría, estas reglas pasaron al olvido.
Coordinaba al personal con corazón e infinita paciencia, era severa cuando era necesario, y nunca engañé a nadie con falsas promesas.
A menudo he sido odiada, pero el tiempo ha demostrado que tenía razón, e incluso ahora, después de ocho años de mi jubilación la gente sigue tiene buenos recuerdos de mí.
Debido a mi puesto y a mi cargo, podía resolver emergencias serias en el país, incluso cuando la Defensa Civil no existía aún, gracias al conocimiento directo de la gente que coordinaba. Después de trágicos eventos, como el terremoto Irpinia, era capaz de mandar en pocas horas en el área afectada a los oficiales más capacitados para la tarea. Desde los primeros momentos en que había que gestionar la tragedia, sólo tenía el propósito de salvar las vidas de las personas que vivían ahí.

Mis Competencias

La seriedad y la determinación en el estudio; la cultura y el conocimiento adquirido durante mi vida con atención y concentración; el saber escuchar y hablar lo menos posible.

Consejos & Recomendaciones

Intenta ser lo más racional posible, evitando los errores y tratando de resolver los retos que se presentan; hazlo todo por tu bien y no por ganar la aprobación de terceros.

  • Default
  • Title
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all

Para aceptar o rechazar las cookies de esta web, solo tiene que hacer clic en