EnglishΕλληνικάΕspañolčeštinaDeutschItalianoNederlandsSlovenščina

Dušica Šibav

Para ella, elaborar vino no es un trabajo, sino un modo de vida.

Sobre mi


NOMBRE: Dušica Šibav

PAÍS: Eslovenia

CIUDAD: Fojana, Dobrovo - Goriška brda

NACIONALIDAD: Eslovena

ESTUDIOS: Título universitario en ingeniería agrónoma

SECTOR: Agricultura

POSICIÓN: Gestiona todo el proceso, catas y ventas

ORGANIZACIÓNWinery Vinarstvo Šibau

 

Mi Historia

Echando la vista atrás, diría que la escuela más importante es la naturaleza, realmente generosa aquí en el corazón de la región de Goriška Brda; con viñedos y huertos bañados por el sol, un clima templado, tranquilidad y aire limpio. Por ello, es lógico que la bodega haya estado presente en nuestro arbol genealógico durante más de cinco generaciones.

Siendo la hija más pequeña de la familia, me gradué con el profesor Šikovec en producción de vinos en la universidad de Liubliana en 1990. A través de mi experiencia he ennoblecido tradiciones familiares y he aportado innovación dentro de mi familia. Mi padre ha sido la persona que transmitía las experiencias familiares en el negocio ya que era quien estaba al cargo de la bodega por aquel entonces.

Por mi iniciativa, comenzamos a embotellar vino y empezamos a desarrollar la producción de un vino propio bajo la marca Šibau. De esta manera mantuvimos la producción completa de uvas y vino. En el año 2003, cuando mi padre se jubiló, tomé el control completo del negocio.

Desde entonces, dirijo y participo en todas las fases de la producción de la uva; desde su plantación, poda, trabajos de cultivo, protección de las viñas, bodegas... hasta la venta final. Mi enfoque es “menos es más”; producimos un vino auténtico, criado en armonía con la naturaleza. Desde hace algunos años, lo hemos exportado fuera de Eslovenia y personas de California y de algunos países europeos lo están ya bebiendo.

Mi Experiencia

En los 25 años que llevo dentro de la bodega he tenido muchos retos, y echando la vista atrás me doy cuenta que aprendí mucho de los momentos buenos y malos. Es un reto ser una mujer en una profesión predominantemente masculina. Mis estudios y experiencia han sido de gran ayuda; no hay muchos productores de vino con un diploma universitario además de tener un talento innato con un buen olfato para el vino (percepción del olor y el sabor). También ha sido fundamental conocer mis raíces, mis características naturales y el conocimiento que he recibido de mi padre.

Trabajar en el negocio familiar trae consigo una serie de retos, desde diferencias intergeneracionales a diferentes puntos de vista sobre el futuro. Gracias a estas diferencias he aprendido a dialogar, a respetar los diferentes puntos de vista y a encontrar mi propio camino. Uno de los factores de mi éxito es que nunca he seguido la moda del momento por lo que se refiere a vinos; he seguido mi instinto, cultivar uvas y vino de manera natural, en las condiciones locales.

Observando la naturaleza, he desarrollado un sentimiento que me sirve para trabajar con el vino; por ejemplo, saber cuando la uva está madura (puedes hacer muchos análisis químicos, pero la madurez real se define por el sabor, lo cual he aprendido a través de largos años de experiencia, así como por mi talento y por el amor a mi trabajo).

Hay mucha competencia en la elaboración de vino, Eslovenia casi no existe en el mapa de los productores de vino. El pequeño tamaño de Eslovenia y tener mis propios campos se está convirtiendo en una ventaja, porque la gente está cansada de productos impersonales y comienzan a apreciar cada vez más la autenticidad de los productos y las relaciones, así que pequeñas bodegas como la mía están ganando prestigio.
Sobre encontrar el equilibrio entre el trabajo y la familia, como mujer y madre, mi relación con mi hija es muy importante; ella me llena y para mí nunca ha sido un dilema en mi carrera profesional. Adapto mi calendario laboral cuando es necesario ya que para mí, mi hija es lo primero, aunque eso signifique tener menos beneficio.

Mis Competencias

En mi caso el éxito es el resultado de una integración y de una mejora de diversas habilidades y competencias. Por ejemplo, la habilidad de aprender directamente de la naturaleza, tener el conocimiento profesional de un viñedo moderno, entender los beneficios de un ambiente local y la actitud receptiva para expandir mis horizontes constantemente. Poseer cualidades personales como el talento para identificar el aroma y el sabor del vino, habilidades interpersonales para crear cooperación a todos los niveles (con compañeros, clientes, proveedores). Conocer el proceso entero, desde la plantación a la venta, y al mismo tiempo prestar atención a los detalles que crean la calidad deseada.

Potenciar la buena organización y el trabajo duro, y aderezarlo con la cantidad justa de creatividad. Para entender las modas y las conexiones internacionales, es útil saber idiomas, en mi caso inglés, italiano, serbio y croata.

La esencia de todo es la pasión por el trabajo, por la elaboración del vino y también saber explicar su valor a otras personas. Entre los momentos más atesorados de mi trabajo está la presentación del vino; cuando hablo de vino, las palabras me salen solas y veo que la gente me mira con interés. A través de conversaciones profundas creamos lazos, templamos el ambiente y descubrimos juntos la belleza del vino.
En general, en la emprendeduría es necesario conocer todo el proceso, creer en una misma y en tu misión; establecer objetivos y perseverar, ser creativa y construir relaciones humanas basadas en la autenticidad, la confianza y el compañerismo.

Consejos & Recomendaciones

Fundamentalmente creo en mí misma. Me llevó mucho tiempo saber que quería exactamente. Para mí, es importante saber qué tipo de vino quiero elaborar y quien lo va a apreciar (quién es mi cliente ideal, gente a quien le importa la naturaleza, las relaciones puras y honestas). Una vez que sabes eso, tienes que encontrar personas que piensen igual que tú, con quien puedas compartir camino y encontrar apoyo los unos en los otros.
En resumen, sigue las reglas del juego; tienes que tener al mismo tiempo la valentía de añadir sinceridad y autenticidad, y después sigue ese camino.

En la emprendeduría, las mujeres añaden ese algo que falta a las cosas: corazón, sensibilidad con el entorno, personas, naturaleza, la alegría de la cooperación, delicadeza, belleza. A través del trabajo, encontramos nuestro camino, crecemos personalmente, nos apoyamos los unos a los otros y de esta manera nos desarrollamos.

Desde mi punto de vista, la naturaleza me enseña a identificar los ciclos naturales y a valorar cada periodo, desde la exuberante naturaleza a los árboles desnudos. De igual manera, la vida y el trabajo tienen su propio ritmo, periodos de actividad intensa y periodos de reflexión y regeneración. Es realmente un arte el reconocer cuando es el tiempo para cada cosa, y que valor trae consigo cada ciclo.

  • Default
  • Title
  • Random
load more hold SHIFT key to load all load all

Para aceptar o rechazar las cookies de esta web, solo tiene que hacer clic en